El alquiler asequible se cuela entre las apuestas de los grandes inversores, Cobo Mantecón Inmobiliarias

El alquiler asequible se cuela entre las apuestas de los grandes inversores, Cobo Mantecón Inmobiliarias

El ladrillo se prepara para sortear las incertidumbres internacionales. Y es que ni la ralentización económica mundial, ni la guerra comercial entre EEUU y China ni el Brexit ni las tensiones políticas en algunas de las principales potencias parecen echar por tierra las estrategias de los pesos pesados de la inversión.

En un momento de volatilidad en las bolsas y unos bonos con rentabilidades negativas, los grandes inversores siguen con la mirada puesta en los activos inmobiliarios. Esta es una de las conclusiones que se extra del informe que han presentado PwC y el Urban Land Institute sobre las tendencias que moverán el mercado inmobiliario europeo a lo largo de este año, y en el que el alquiler tiene un papel protagonista.

 

Según el estudio, basado en encuestas a agentes como fondos de inversión, compañías inmobiliarias, inversores institucionales o entidades financieras, los centros logísticos y los activos alternativos serán protagonistas a lo largo de este añoY por primera vez la vivienda de alquiler asequible entra en el ranking de los 10 segmentos más atractivos y que ofrecen más oportunidades a los grandes inversores internacionales. Ocupa la sexta posición de la lista, tras la logística, las residencias de mayores, el ‘coliving’, el alquiler residencial privado y las residencias de estudiantes.

 

La entrada del alquiler residencial en la lista de sectores más atractivos se produce en plena escalada de los precios del arrendamiento, que está provocando una crisis de acceso a la vivienda, y en medio de un debate internacional sobre qué medidas se deben tomar para mantener unos precios asequibles.

 

“En 2015, Berlín tomó medidas como limitar las subidas de rentas, pero no funcionó. Por eso este año ha activado una congelación de los alquileres durante cinco años y unas sanciones de hasta 500.000 euros a los incumplidores. En cambio, la solución de Viena ha sido su apuesta histórica por la vivienda social, que supone el 60% del mercado residencial en la ciudad (seis de cada 10 pisos son de propiedad pública o de una cooperativa).

 

En cambio, la estrategia de Sídney ha sido fomentar la inversión privada. El problema es que muchos países se están fijando solo en la opción alemana, probablemente porque los políticos no tienen tiempo ni dinero para aplicar otra medida”, sostiene Rafael Bou, socio responsable del sector inmobiliario en PwC.

Mientras en España se espera la puesta en marcha de un índice de precios del alquiler para intentar frenar la subida de precios, el sector insiste en que la solución al problema pasa por aumentar la oferta, no por intervenir en el mercado por la vía legislativa.

fuente: idealista

Cerrar menú